Las carillas dentales son pequeñas láminas o capas delgadas que funcionan como cubiertas de dientes, con la finalidad de brindar un aspecto natural, saludable y estético.

Se colocan sobre los dientes, en específico sobre la parte delantera, para poder corregir cualquier deterioro, ya sea de tamaño, coloración, forma, deformación o desgaste.

Las carillas dentales suelen tener un grosor de 0.3 a 1 mm, son capas muy delgadas; y los materiales más comunes son resina y porcelana.

Siempre que hablemos de este procedimiento recordemos que los materiales más populares para este tratamiento son: resina o composite y porcelana.

Tipos de carillas dentales

Porcelana: son muy resistentes, fuertes y duraderas, son un poco caras porque su vida oscila entre los 15 y 20 años. Además, es un material perfecto para trabajos de restauración y se pueden crear distintas tonalidades.

Resina: con este material, el dentista debe hacer un trabajo más artesanal, ya que aplica capas de resina sobre el diente natural hasta conseguir la forma, tonalidad y tamaño ideal. Dependiendo del cuidado y mantenimiento pueden durar hasta 10 años.

¿Cuándo debo utilizarlas?

Desgaste natural

Pigmentación o manchas en los dientes dental

Dientes desalineados, chuecos o fracturados

Astillamiento dental

Aberturas entre los dientes

¿Quieres más información? En Odontología Integral Avanzada te asesoraremos sobre el cuidado y tratamiento. ¡Contáctanos!