La salud de tus dientes va de la mano con su estética, por lo que el blanqueamiento dental se ha convertido en uno de los servicios más solicitados de los últimos tiempos. Realizar este tipo de cosas es completamente seguro y rápido con el que es posible realzar considerablemente tus órganos dentales.

El día de hoy, te hablaremos sobre el blanqueamiento dental combinado, explicándote las fases y los complementos que este servicio debe traer consigo para prolongar su duración.


El diagnostico

Es necesario comprobar el estado de salud de tus dientes y encías, pues si hay algún ajuste previo necesario, es preferible dejar el blanqueamiento para el final.

En caso de tener luz verde, se realizar una higiene dental y pulido, acompañado de fotografías para registrar el color inicial y la toma de medidas de la boca del paciente para crear las férulas de blanqueamiento dental en casa.

Es importante que tengas una correcta técnica de cepillado y usar frecuente de hilo dental y comenzar una “dieta blanca”, por lo que será necesario suspender el consumo de tabaco y alimentos y bebidas con pigmentaciones que afecten los dientes, antes, durante y unos días después de realizar el blanqueamiento dental.


Blanqueamiento dental en clínica

Será necesario aislar los dientes de los tejidos blandos con un separador bucal para pulirlos.

Se utilizará un protector de encías para que el gel del blanqueamiento no las toque y pueda afectarlas.

Se aplica el gel de blanqueamiento bastante concentrado sobre la cara externa de los dientes dejándolo actuar por 20 minutos.

Es posible que la aplicación se repita de dos a tres veces según el resultado que se busque.

Es importante que sepas que realizar un blanqueamiento dental no genera efectos secundarios negativos para el esmalte ni para tu salud en general.


Blanqueamiento dental complementario en domicilio

Teniendo listas las férulas de blanqueamiento y el gel de blanqueamiento dental, el cual, tiene una menor concentración que el aplicado en el consultorio.

Esta aplicación suele durar solo una semana; sin embargo, puede variar según el criterio del dentista y lo que busque el paciente.

Al terminar se toma un nuevo registro fotográfico para hacer la comparación del resultado obtenido.

Es importante seguir las recomendaciones que indica la dieta blanca para que los alimentos y bebidas que consumas no manchen los dientes además de disminuir o eliminar el consumo de tabaco, ambos por lo menos durante una semana.